Elegir Clínicas y Centros de Mesoterapia

Antes de acudir a una Clínica o Centro en el que realicen sesiones de mesoterapia, es muy importante que los interesados se informen bien, antes de la primera sesión, sobre la técnica que se va a usar y la habilitación legal de la Clínica y de los profesionales que la van a llevar a cabo.

Los profesionales e investigadores que tienen experiencia en este campo aseguran que la mesoterapia no presenta riesgos si se realiza por profesionales serios y bien preparados. Es importante tener la confianza de que podremos confiar en que la persona que llevará a cabo la mesoterapia sabrá como actuar si se produce algún problema durante el tratamiento, como por ejemplo, alguna reacción alérgica.

Lamentablemente hay un creciente número de mesoterapeutas que no son especialistas. Tanto la Asociación Española de Cirugía Estética, como la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética afirman que hay un creciente grado de “intrusismo” en el sector, y que el Colegio Médico debería exigir que sólo aquellos médicos especializados en cirugía estética apliquen la mesoterapia o supervisen su aplicación.

Los profesionales de la mesoterapia, sobre todo aquellos que trabajan con productos homeopáticos que raramente causan efectos adversos, creen que la mesoterapia es una técnica que es prácticamente no invasiva y que no puede ser considerada como intervención quirúrgica. Estos profesionales sostienen que el desprestigio que aseguran, (tanto en seguridad como en resultados), es una estrategia del negocio de los centros de cirugía plástica y cirujanos estéticos que realizan la liposucción, ante la competencia que tiene la mesoterapia en el tratamiento de la grasa localizada.

De cualquier forma, y dado que la aplicación de la mesoterapia es simple, la eficacia de los tratamientos depende de la tecnología y de la calidad de las sustancias que se empleen. Estos aspectos los debe determinar un profesional que conozca muy bien la materia, por lo que lo más recomendable es acudir únicamente a clínicas especializadas y que den una garantía total.

Es importante tener la certeza de que quien está realizando este tratamiento es un profesional experimentado. En aquellos casos en los que sea posible, sería muy recomendable hablar con algún otro paciente que haya sido tratado previamente en esa clínica y ser muy exigente con la higiene, ya que la falta de higiene podría aumentar el riesgo de infecciones.