Mesoterapia Homeopática

La homeopatía es un tratamiento médico alternativo de origen europeo. Las terapias homeopáticas buscan simular la habilidad del cuerpo de curarse a si mismo, a través de la introducción en el organismo de pequeñas dosis de sustancias altamente diluidas que obedecen a la “ley de los similares”, y que en dosis mayores producirían la misma enfermedad o síntomas que se pretende tratar (principio que se ha descrito con el aforismo “lo semejante cura lo semejante”).

Los medicamentos homeopáticos son derivados de sustancias naturales provenientes de plantas, minerales y animales, que se preparan diluyendo la sustancia con agua, alcohol o azúcar, en una serie de pasos que consisten básicamente en la agitación sistemática de las mezclas.

En la mesoterapia homeopática se introducen estas sustancias naturales a través de microinyecciones en la capa grasa de la piel. El principal beneficio que se persigue con los productos homeopáticos es eliminar los posibles efectos adversos, en contraposición a los productos farmacológicos tradicionales, que pueden presentar problemas durante la mesoterapia.

Los derivados homeopáticos que se inyectan reúnen las características que los hace adecuados para ser inyectados en el organismo por vía venosa, ya que son hidrosolubles, registran una alta tolerancia de los tejidos, no generan anticuerpos ni producen alergias, son compatibles y las diferentes sustancias se potencian entre sí sin causar interacciones ni antagonismos.

La eficacia de la homeopatía

Los resultados de las investigaciones en relación a la eficacia de la homeopatía han sido contradictorios. Algunos analistas han concluido que no hay evidencia sólida que sostenga que la homeopatía sea efectiva para cualquier condición clínica. Sin embargo, otros analistas han encontrado resultados positivos que aún no han sido explicados en términos científicos. Los homeópatas aseguran que cuantas más veces haya sido diluido el derivado natural, más aumentarán las propiedades curativas. Este aspecto también permanece bajo debate ya que algunos remedios analizados están tan diluidos que no queda ninguna molécula identificable de la sustancia original.

A pesar de que hay quienes afirman que la homeopatía se contradice con leyes de la ciencia (en especial de física y química), hay otro punto de vista que sostiene que la homeopatía sí funciona, pero los métodos científicos modernos aún no pueden explicar porqué. El fracaso de la ciencia en dar explicaciones completas de todos los tratamientos no se reduce únicamente a la homeopatía. Algunas personas defienden que si la homeopatía ayuda y es segura, entonces las pruebas validas acerca de este tratamiento alternativo no son necesarias.

30 millones de pacientes en toda Europa se realizan tratamientos con diferentes técnicas homeopáticas. Además, estas técnicas han sido reconocidas por el Parlamento Europeo y están incluidas en el Sistema Sanitario Publico.